DEMASDEMASIADO PROGRE PARAm MACRI

“Así como la monarquía terminó con el feudalismo y la república terminó con la monarquía, la democracia popular terminará con la democracia liberal burguesa y sus distintas evoluciones democráticas de que hacen uso las plutocracias dominantes”
Juan Domingo Perón

"EL PERONISMO NO SE APRENDE NI SE PROCLAMA, SE COMPRENDE Y SE SIENTE"
EVITA


Descubrieron el gen del Peronismo en Harvard



Recibí de parte de un amigo de otro amigo, esta nota/investigación escrita sobre el rigor científico de Harvard y la difusión en Clarín de ese rigor científico.

Me pareció importante compartirlo, ya quien lo escribe, sí posee la metodología y el cientificismo de un investigador, y nos dejará las cosas un poco más claras para quienes lo leemos.  Por lo menos a mi, que en esto de derrumbar mitos me llevo de los pelos, esta noticia es como que me la esperaba.

 
Más “noticias” sobre Harvard University
Dr. Héctor A. Palma


La Universidad de Harvard ha estado en boca de mucha gente en los últimos días. Sin entrar a terciar en las polémicas –estériles y de las otras-  que se han suscitado, quiero mostrar una selección de las investigaciones científicas realizadas en esa prestigiosa universidad, según la óptica de los grandes medios gráficos. 

Clarín[1] señala que “a través de un extenso experimento con animales, un equipo de investigadores de la Universidad de Harvard descubrió que hay 30 genes determinantes del comportamiento sexual y social”. Ese prestigioso equipo descubrió que existe el “gen de la fidelidad conyugal, el del amor hacia los hijos y el de la personalidad romántica”. Lo llamativo es que esos hallazgos se hicieron a través de estudios de laboratorio del comportamiento de ¡¡¡¡¡¡ratones y moscas!!!!!. Es difícil saber si los ratones y las moscas aman a sus hijos, pero más difícil es creer que esos animalitos tengan una personalidad romántica (mucho menos que los genetistas puedan distinguir entre los románticos y los otros) y mucho menos que cumplan compromisos de fidelidad “conyugal”.    Clarín, 21/7/2005

Científicos de Harvard junto con otros de la Universidad de Aberdeen (Inglaterra) descubrieron[2] que “la gente que comparte creencias políticas se conecta de formas que pueden ser medidas en el cerebro, lo que ayudaría a explicar posiblemente por qué las divisiones son difíciles de superar”[3]

La actividad cerebral detectada, en todo caso, parece ser el resultado y no la causa de las opiniones divergentes. Por eso, resulta inverosímil y, sobre todo inútil creer que la investigación “puede conducirnos a una explicación sobre por qué es difícil comunicarse cuando hay otros lineamientos religiosos o políticos o cualquier tipo de fronteras ideológicas”[4].

En 2005, el entonces rector de Harvard, Lawrence Summers, reflotando inveterados prejuicios y contradiciendo infinidad de otras investigaciones, dijo: "Las mujeres tienen una capacidad innata menor que los hombres para las matemáticas y las ciencias"[5]

En 2008[6] un estudio llevado a cabo en la Universidad de Harvard reveló con una exactitud digna de mejor causa que “casarse con un fumador sube un 42% el riesgo de ataque cerebral”. Aunque el trabajo señala que eso ya se sabía (SIC) y no aclara qué pasa en las parejas que están en concubinato lo más extraordinario es que “ese estudio permitió saber que si una persona no fumadora se casa con un ex fumador su riesgo es similar a la que tiene como pareja a un no fumador” (SIC, SIC, SIC, SIC).
Es bien sabido que una buena calidad de vida, lo cual incluye buena vivienda, buen entorno ambiental y familiar, trabajo bien pago, acceso al conocimiento, a la salud y a la prevención de enfermedades, etc. genera estadísticamente expectativas de vivir más y mejor. Esas condiciones incluyen la posibilidad de más años de educación. Ahora bien: ¿qué descubrieron “Científicos de la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard?”[7]. Que “la expectativa de vida aumentó en ese país en las personas que cuentan con más de 12 años de educación, mientras que se mantiene sin cambios para quienes solo terminaron la escuela secundaria”. Hasta ahí uno imagina que se trata del correlato lógico de una mejor calidad de vida: a mejor calidad de vida, entre muchas otras cosas la gente va a la universidad y vive más.  Pero no, los científicos que hicieron el trabajo parecen creer que se vive más por haber ido a la universidad y alardean de la “novedad del estudio, que centró su atención en la expectativa de vida en relación con el nivel de educación de la población. Hasta el momento, la variable que se tenía en cuenta en la mayoría de los casos era la situación socioeconómica”.

Pero en Harvard se estudian muchas cosas, por ejemplo la felicidad[8]. Y han descubierto que la felicidad es contagiosa, es decir que no solo depende nuestras acciones y decisiones y, por qué no de un poco de suerte, sino de las decisiones y acciones de otras personas. Claro, uno piensa que las decisiones de nuestros familiares y amigos nos afectan…y eso es cierto, pero estos investigadores van mucho más allá y no solo han descubierto que “hasta puede transmitirla un desconocido” sino que con una exactitud realmente… científica afirman: “La felicidad del vecino de al lado aumenta nuestras posibilidades en un 34%, pero la de uno viviendo a una cuadra no tiene efecto. Un amigo que vivía a medio kilómetro de distancia ayudó un 42%, pero el efecto era casi la mitad para los amigos que estaban a 2 kilómetros. Tiene que existir una proximidad física y temporal”,

También científicos de la misma universidad han descubierto que gastar dinero en otras da más felicidad que gastarlo para uno mismo[9]. Todavía parecen no haberse complementado estas sabias investigaciones con las anteriores sobre la distancia. Este gran trabajo de investigación, además de unas 600 entrevistas previas, se “completó” cuando “el equipo interrogó a 16  empleados (si….16 empleados) de una empresa que estaban por recibir una bonificación que oscilaba entre los 3.000 y los 8.000 dólares (…) interrogó a los empleados sobre su nivel de felicidad antes y después de recibir el dinero y les preguntaron cómo lo habían gastado. El monto de la bonificación no incidió en el nivel de felicidad que sentían. La cantidad, en cambio, gastada en otros o donada a la caridad sí demostró incidir en los niveles de felicidad de estos empleados”.

El Dr. Dean Hamer, doctorado en Harvard (aunque ahora trabaja en otro lado), ha sido incluido en la lista de libros sobresalientes por 'The New York Times' y ha obtenido numerosos premios entre los que se destaca: 'Ariens Kappers Award for Neurobiology'. Hace un tiempo había anunciado el “descubrimiento del “gen gay”[10] en un trabajo que luego fue ampliamente refutado por muchos otros científicos. Más tarde anuncio el descubrimiento del “gen de la religiosidad” en un artículo del London Sunday Telegraph justo en ocasión de la publicación de su libro “El gen de dios”.

Cuánto de lo que se dice aquí  hay que cargar a la cuenta de los científicos y cuánto a la cuenta de los periodistas habrá que indagarlo. Habrá que ver si se trata de malos artículos periodísticos sobre buenos trabajos científicos, o si son malos artículos periodísticos sobre malos trabajos científicos. 

Asimismo, cuántos científicos mediocres y oportunistas hay en Harvard también deberá ser analizado. Este brevísimo artículo no pretendía sacar ninguna conclusión general sino solo llamar la atención acerca de algunas “noticias” sobre Harvard University.  

No obstante, hay mucho más en mi último libro: Infidelidad genética y hormigas corruptas. Una crítica al periodismo científico, Editorial Teseo, 2012. De allí fueron tomadas las notas periodísticas usadas más arriba.


[1] Clarín, 21/7/2005: “Los genes de la infidelidad, el amor y la personalidad, al desnudo”

[2] Clarín, 20/3/2008, “Detectan en el cerebro cómo la gente que comparte una ideología se comunica mejor”
[3] En la misma universidad ya habían descubierto otros genes. Véase Clarín,  25 de abril de 2001, “Descubrieron el gen que enloquece a los golosos”

[4] En la misma línea véase: Clarín, 11/9/2007, “Detectan que existen cerebros "de derecha" y "de izquierda". Aunque se trata de otra prestigiosa universidad y no de Harvard.

[5] Clarín, 27/7/2008: Matemática: las chicas sacan igual puntaje que los varones.
[6] Clarín, 1/8/2008: Casarse con un fumador sube un 42% el riesgo de ataque cerebral.

[7] Clarín,  11/3/2008; “Afirman que aumentó la expectativa de vida entre los universitarios”.

[8] La Nación, 13/12/2008: Afirman que la felicidad es contagiosa.
[10] Clarín, 18/6/2008: “Un nuevo estudio dice que gay se nace y dispara la polémica.”

Gracias Gustavo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails