DEMASDEMASIADO PROGRE PARAm MACRI

“Así como la monarquía terminó con el feudalismo y la república terminó con la monarquía, la democracia popular terminará con la democracia liberal burguesa y sus distintas evoluciones democráticas de que hacen uso las plutocracias dominantes”
Juan Domingo Perón

"EL PERONISMO NO SE APRENDE NI SE PROCLAMA, SE COMPRENDE Y SE SIENTE"
EVITA


Agarrate Catalina que vamos a cabalgar

Apertura de sesiones ordinarias


Mañana podrá verse desde aqui, a partir de las 12Hs, la apertura de las sesiones ordinarias y un discurso que seguramente volverá a dividir aguas, dentro y fuera del peronismo.  El gran protagonista, el pueblo argentino, los 40 millones.  Modera: Cristina Fernández de Kirchner, Nuestra Presidenta.

Cipayismo foráneo

“Es fundamental que Argentina pueda determinar quiénes son sus socios comerciales estratégicos y, en ese sentido, el Gobierno también da una señal para quienes todavía utilizan al colonialismo como una forma de acceder a los recursos naturales ajenos”.  Según fuentes del Ministerio de Industria, éste es el motivo por el cual la ministra Débora Giorgi llamó esta semana, a más de veinte pesidentes de firmas nacionales e internacionales que comercian con firmas británicas, para pedirles que modifiquen el origen de sus compras, de ser posible.

Todo esto mientras los 17 apóstoles del cipayismo vernáculo compiten con el cipayismo británico.  Porque, mal que nos pese, Roger Waters es a su reino, lo que Fernando Iglesias a nuestra República.

Distinto el caso de Sean Penn, que estuviera en Argentina, incluso reunido con Nuestra Presidenta, pero que hizo declaraciones desde su  neutralidad yanqui (??¿¿) y trató a Inglaterra de "colonialismo arcaico".

Cabe decir que las declaraciones de Waters, si bien nos vienen como anillo al dedo en estos momentos, es una postura que sostiene desde 1982.  No podemos decir lo mismo de Iglesias.

Quien quiere oir que oiga

Algunas frases.

Solo algunas frases de Nuestra Presidenta desde Rosario, que volvió a dejar callados a más de uno.


"No humillemos a los cuervos o a los buitres"

"La tragedia que enlutó al país tiene nombre y apellido"
 
"Con la muerte no. Tengo el cuero duro, he aguantado ataques y agravios que ningún presidente o dirigente ha soportado"
 
"No esperen de mí ante el dolor y la muerte, ante esta tragedia, la especulación de una foto o un discurso fácil. Sé lo que es la muerte, sé lo que es el dolor, y no tolero a quienes quieren aprovechar tanta tragedia y tanto dolor"
 
"No le estoy poniendo plazo a nadie, es que los 40 millones de argentinos y los familiares de las víctimas deben saber qué paso y quiénes son los responsables"
 
"A los 40 millones de argentinos, a los que me quieren y a los que no me quieren, saben que voy a tomar las decisiones que sean necesarias una vez que la Justicia decida"

Se mató sin poder ser peronista

Giovenco es el de gruesos anteojos
En el post anterior, dedicado al Operativo Condor, Ricardo Capelli, un amigo, me dejó un comentario que me intrigó.  Uno de los 18 jóvenes que había perpetrado la hazaña, Alejandro Giovenco, había resultado ser un reverendo hijo de puta.  


Googleado correspondientemente me encuentro con esta breve pero jugosa reseña en http://www.ruinasdigitales.com.  Les copio textual, ya que da para leerlo en un fin de semana largo.

El lunes pasado, una bomba le estalló en la mano a Alejandro Giovenco Romero, un activo militante de la derecha. Giovenco había estado el jueves pasado en la reunión en la que el Jefe del Movimiento Perónista, General Juan Perón habla solicitado terminar con las bombas y la violencia. Giovenco sostuvo en el último tiempo una cerrada posición en cuanto a la verticalidad que se le debe al General Perón. El muerto acababa de salir de la sede de la Unión Obrera Metalúrgica, a cuadra y media del lugar donde le estalló la bomba y era acompañado —hasta minutos antes— por varios guardaespaldas utilizados por esa organización sindical en tareas de seguridad. Los matones, que le dicen, con los que habla estado toda la noche y que lo abandonaron justamente segundos antes que estallara la bomba. Los diarios, al estilo de los relatos de la vida de los gangsters caídos en Chicago en los años treinta, no han penetrado en la razón de ser del personaje. Ya sea porque no se contaban con los elementos necesarios o porque la vía más fácil a veces suele ser para el periodismo la de contar objetivamente ocultando la opinión con sutilezas.



A principios de los años sesenta, Giovenco se acercó a Edmundo Calabró, en ese entonces militante del Movimiento Nueva Argentina un desprendimiento peronista de Tacuara, y le pidió militar en el peronismo. Confesó que hasta ese momento había seguido los pasos de su padre, un activo militante de los Comandos Civiles de la Revolución Libertadora que derrocó a Perón en 1955. Pero que ahora, habiendo recapacitado, deseaba borrar esa participación suya en la Juventud de la Revolución Libertadora y que quería ser peronista. Esta decisión coincidió con un duro conflicto que Giovenco tuvo con su padre. Hasta ese momento Giovenco había peleado contra el peronismo por dos razones fundamentales: la defensa del catolicismo que a su juicio estaba siendo atacado por Perón y contra el desorden y los ataques a la libertad que producía el peronismo. De esta manera Giovenco era una mezcla de católico liberal de derecha y nacionalista de élite. Ya que el elemento nacional, en sus formas —sin el contenido popular—, estaba incluido dentro de sus ideales.


Ya en el Movimiento Nueva Argentina, manifiesta un vehemente y exagerado deseo de limpiar su pasado con una acción heroica para el peronismo: así promete matar al almirante Rojas. Tiempo después, dos militantes de Nueva Argentina colocan una bomba frente a la casa de Rojas, sin saber que Giovenco estaba por los alrededores; éste es reconocido por la custodia de Rojas como un desertor de sus filas, lo denuncian a la policía y cuando es detenido se le encuentra una pistola 7,65. Va preso por varios meses.


El Movimiento Nueva Argentina se divide tiempo después, Giovenco se va con la fracción que consideraba que la otra estaba teñida de Vandorismo. La actividad política decae por ese tiempo, y se va en viaje de mochilero rumbo a Chile. Allá convive con una secta nazi que legalmente funcionaba como el Partido Nazi de Chile. Sus viejas aspiraciones de orden, de repulsa racial a los judíos, y odio a todo lo que fuera izquierdismo se forma en ese viaje,aunque no encuentra expresión política para hacerlo cuando regresa a la Argentina. Tampoco se nota demasiados cambios en él ya que no milita activamente.
Antes de este viaje había participado con otros miembros de Nueva Argentina en la custodia de Isabel Perón. Recorrió así parte del país, hasta que el actual diputado Alberto Brito y jefe del Comando de Organización crea una intriga contra Giovenco y los de Nueva Argentina, acusándolos de vandorístas. Esto provoca el desplazamiento de la guardia y el regreso a Buenos Aires donde Giovenco apoya la idea de que hay que demostrar que no se es vandorista y hacer un hecho “heroico” contra el vandorismo que le saque a Nueva Argentina el mote que tiene. Se trató entonces de secuestrar a Tito Bramuglia —un dirigente ligado al vandorismo— para lo cual le coparon la casa, aunque cuando trataron de sacarlo sus gritos alertaron a los visitantes y vecinos y el secuestro quedó frustrado.


En Nueva Argentina, Giovenco nunca fue un cuadro de conducción, era una especie de personaje que aparecía en las tareas “especiales” y siempre subordinado a alguien.
Así, sin una militancia activa, Giovenco es incluido en el grupo —que se llamó Comando Cóndor — que emprendió en septiembre de 1966 una acción por la soberanía en Las Malvinas. Debía ir otro ex militante de Nueva Argentina, pero Giovenco lo reemplazó a último momento. En Malvinas —cuando el acto de soberanía estaba cumplido—, sin que las banderas argentinas ni la soberanía hubiera sido mancillada por los ingleses, Giovenco propuso una acción heroica de enfrentamiento a tiros con los mal vi ñeros. Costó convencerlo que una acción de ese tipo, en vez de contribuir tendía a cerrar las posibilidades de que algún día Argentina ocupara realmente las islas: “un malvinero muerto, tiraba sangre en el medio de lo que hasta ahora era un justo reclamo de derechos”. La acción estaba cumplida ya que los argentinos habían logrado conmover al mundo y demostrado su decisión de ejercer sus derechos sobre las islas. Fue un momento difícil en el avión argentino donde el comando decidía su acción rodeado de tropas.


Durante el tiempo de cárcel, ya en el continente, se hizo una revisión sobre lo que se había hecho en Malvinas. Si bien todo el grupo, donde estaba Giovenco, coincidió en que se hizo lo que se pudo y lo que había que hacer, Giovenco no quedó conforme. Tiempo después sostuvo que el vandorismo había aprovechado para si la operación y había que romper esa imagen con un gran gesto. Se acercaba el tiempo de la libertad para la mayoría del grupo que había hecho la operación teniendo cuidado de no embanderarla políticamente pues se consideraba que era una aspiración que trascendía los marcos peronistas. Seis meses después de hecha, Giovenco propuso cambiar este marco y declarar peronista a la operación y entregarle las banderas que habían estado en Malvinas al General Perón. Parte del grupo se opuso pues era una forma absurda de rectificar lo hecho y además porque aún estaba vigente el carácter nacional de la operación. El Comando se dividió y tiempo después —ya en libertad — expulsaba a quienes se habían opuesto a dedicarle a Perón la operación. Una carta de Perón, un año después daba a los expulsados la razón por haber mantenido esa posición.


Cuando sale en libertad, Giovenco se enrola en las filas del vandorismo, junto con varios miembros de la operación Cóndor. Actúan de guardaespaldas de Lorenzo Miguel y luego de Paladino. A tal punto que defienden el local de la calle Chile que venía a ser recapturado por un grupo entre los que había militantes de Comando de Organización de Brito y Norma Kennedy. Los defensores del local matan a Enrique Castro del C. de O. y hieren seriamente a Norma Kennedy; Giovenco salió herido en el meñique de la mano izquierda. Los defensores de Paladino acusaron a los de Brito y Norma Kennedy de ser infiltrados marxistas.


Aquí Giovenco rescata nítidamente los elementos asumidos durante su origen militante en la Revolución Libertadora: esa “fue una acción de anticristo —dice un comunicado eon su firma y refiriéndose a Norma Kennedy y Brito dice “que representan al marxismo que se pone la camiseta peronista”; “no aceptaremos jamás reconciliación ni pactos de ninguna especie con el marxismo, ni con ningún elemento antinacional por más que se disfrace de peronista”. El abogado que Paladino le pone a Giovenco es el Dr. Camus, actual miembro del Consejo Superior del Justicialismo.


Más adelante, continúa ligado a la Unión Obrera Metalúrgica y es detenido por esconder en su casa al asesino de Silvia Filler, la estudiante marplatense.


Giovenco fue alcanzado, por especial empeño de los diputados del vandorismo; por la amnistía del 25 de mayo al asumir el peronismo el gobierno.


Reaparece el 20 de junio en el palco de Ezeiza. Allí Brito y Giovenco pasan por encima del cadáver de Enrique Castro y se unen nuevamente. Desde allí masacran juntos a las columnas que trataban de acercarse para ver a Perón y dieron comienzo a lo que culminó en una matanza irreparable.


El nueve de junio, también había estado en el tiroteo que se produjo cuando los matones de la UOM trataron de impedir se cantaran consignas contra la burocracia en el homenaje a los fusilados en 1956. Giovenco dispara e hiere a Miguel Garaycochea, un antiguo militante peronista. Aparece luego en varios enfrentamientos violentos que han teñido la lucha interna del movimiento peronista en estos últimos meses. 


El mismo es objetivo en un atentado frente a su casa. Sale ileso ya que la fortuna hizo que ese día tuviera más custodia de la que normalmente contaba.


Defensor de un Cristo a su medida, de una nacionalidad abstracta, Giovenco siempre tuvo un mismo enemigo: aquel que levantara la esencia revolucionaria del Movimiento Perónista; para él éstos eran todos “marxistas” con los que había que terminar. Su práctica política demuestra una concepción coherente: el acto personal, “heroico”, la actitud individual y el valor personal. Nunca se lo vio recorriendo las bases peronistas, su manejo era totalmente superestructural. Enemigo de Vandor, termina siendo guardaespaldas de Lorenzo Miguel y viviendo de la UOM; sostenedor de la obediencia a Perón tira tiros a favor de Paladino cuando Perón ya lo ha expulsado del puesto de delegado y muere con una bomba en la mano cuando Perón acaba de decirle expresamente que hay que terminar con la. violencia.


Su lema era “Dios y Patria” al que le agregó “Perón”, practicando un peronismo que consistió en combatir cruentamente cualquier asomo de la raíz revolucionaria del Movimiento Perónista.


También generó absurdos, como que Brito, que había jurado venganza para Enrique Castro, le mandara una delegación del Comando de Organización a su velatorio, en cambio Perón, el jueves no se refirió a la ausencia de Giovenco en la reunión.

Operativo Condor

A 45 años del Operativo Cóndor los sobrevivientes reeditan la hazaña


Eran 18 jóvenes militantes peronistas que desviaron un avión en pleno vuelo y lo hicieron aterrizar en las Malvinas. 
Allí lograron hacer flamear la bandera celeste y blanca durante 36 horas. Para Onganía fue un acto de piratería .


         
Por: Fernando Pittaro


Pocos lo saben, pero el primer secuestro aéreo del país tuvo un fin noble y patriótico: reclamar la soberanía nacional sobre las Islas Malvinas. Y por 36 horas lo lograron, al hacer flamear allí siete banderas argentinas.


“Muchachos, aunque nos cueste la vida. Lo de menos es que nos lleven presos a Inglaterra. Lo más glorioso, que caigamos en el intento”, les dijo Dardo Cabo, jefe del autodenominado Operativo Cóndor, a los 18 militantes peronistas que decidieron desviar en pleno vuelo el Douglas DC4 de Aerolíneas Argentinas que se dirigía a Río Gallegos. Fue el 28 de septiembre de 1966 cuando hacía sólo tres meses el dictador Juan Carlos Onganía había tomado el poder. 
Hoy, cuatro sobrevivientes de aquella gesta heroica se reunieron por primera vez para contarle a Tiempo Argentino qué pasó hace 45 años y por qué su reclamo hoy tiene más vigencia que nunca. 
Norberto Karasiewicz y Juan Carlos Bovo coinciden en que las negociaciones por la soberanía en las islas que inició el gobierno nacional “son correctas, no hay otra forma que la paz y el derecho. La guerra ya nos costó mucha sangre, la única salida es la diplomacia”, aseguran. Ricardo Ahe, en tanto, agrega que eso solo no alcanza. “Hay que sudamericanizar la Antártida para cerrar la penetración británica y comenzar a pensar estratégicamente cómo poblamos la Patagonia. Porque hay que estar atentos, a ellos le interesan los recursos naturales de toda la zona.” Fernando Aguirre se reserva una crítica para los intelectuales argentinos (Beatriz Sarlo, José Luis Sebrelli, Luis Alberto Romero, entre otros) que hace pocos días escribieron una solicitada pidiendo tener en cuenta a los kelpers para una futura negociación. “Es una vergüenza lo que plantean, no dejan de ser alternativas pusilánimes”, dice.
Ellos, que se reunieron ayer en la Plaza San Martín de Ituzaingó donde un cóndor hecho monumento les rinde homenaje, fueron los primeros en reafirmar la soberanía argentina sobre las Islas Malvinas después de 133 años, cuando formaron parte de los 18 jóvenes que durante casi diez meses planearon en absoluta reserva el operativo. Todos ellos estuvieron concentrados en un retiro espiritual durante tres días en un camping de la UTA en Ituzaingó. Totalmente aislados y sin comunicación con el exterior para que no se filtrara ninguna información que pudiera hacer peligrar el operativo. La fecha original de partida estaba prevista para octubre, pero la visita al país del príncipe Felipe de Edimburgo, esposo de la reina Isabel de Inglaterra, precipitó las cosas. El príncipe venía en representación de la Federación Ecuestre Internacional y por esos días iba a estar jugando al polo con el dictador Juan Carlos Onganía. El momento político, según confiesan, era inmejorable.
Fernando Aguirre, que con 21 años militaba en el Comando Revolucionario de la Juventud Peronista de Merlo, relata a Tiempo que “la idea original era comprar todos los boletos del vuelo AR 648 para evitar problemas con los pasajeros. Pero el dinero para el operativo, no alcanzó”. Aguirre fue uno de los que esa noche llevaba en su bolso armas y explosivos, que fueron cuidadosamente guardados en las bodegas que daban a los asientos delanteros. Ese trabajo de inteligencia previo fue delegado casi en su totalidad a María Cristina Verrier, la pareja de Dardo Cabo, una joven periodista de la revista Panorama que ya había viajado varias veces a las Islas Malvinas y tenía estudiado todos los detalles de la nave, desde los pasajeros habituales hasta la autonomía de vuelo.
A las 0:30 el Douglas DC4 despegó con 48 pasajeros a bordo. Todo parecía normal hasta que apenas pasadas las 6 de la mañana, el operativo comenzó a desplegarse en pleno vuelo.
Dardo Cabo y Alejandro Giovenco ingresaron a punta de pistola a la cabina y ordenaron al piloto Ernesto Fernández García y al copiloto Silvio Sosa Laprida cambiar el rumbo.


–No se muevan ni toquen la radio. El avión está tomado –ordenaron–.
–Muchachos, no jodan. Vuelvan a sus asientos.
–Obedezcan mis órdenes y nadie saldrá herido. Somos el Comando Cóndor. Usted, coloque el rumbo uno-cero-cinco. Nos dirigimos a Malvinas.


Ahí empezó la odisea. El piloto, con el revólver apuntándole en la cabeza, cambió la dirección, ahora hacia Puerto San Julián, y de a poco, el avión comenzó a girar a la izquierda para abrirse del continente.
En tanto, Carlos Rodríguez y Pedro Tursi, que ya habían encerrado en el baño al comisario de a bordo Raúl Ferrari, fueron hasta el asiento del gobernador de facto de Tierra del Fuego, el contraalmirante Guzmán, que casualmente formaba parte del pasaje y le dijeron: “Contraalmirante, el avión ha sido tomado. Vamos a Puerto San Julián rumbo a Malvinas.” El militar no le creyó y su edecán sacó un arma, pero los cóndores se la arrebataron. Guzmán quedó mudo hasta pisar tierra.
Eso ocurrió finalmente a las 9:57, luego de sobrevolar tres veces la zona y cambiar el lugar del descenso por las malas condiciones climáticas. Tuvieron que hacerlo en una improvisada pista hípica, bastante lejos de la residencia del gobernador, alterado el plan original. 
Una vez en tierra firme, se dispusieron en forma de abanico para izar las siete banderas que traían y entonaron el himno nacional. El gobernador de facto de Tierra del Fuego se negó a cantar y les dio la espalda. Mientras tanto, de pie y frente a la atenta mirada de todos, Dardo Cabo proclamó: “Ponemos hoy nuestros pies en las Islas Malvinas argentinas para reafirmar con nuestra presencia la soberanía nacional y quedar como celosos custodios de la azul y blanca (...) O concretamos nuestro futuro o moriremos con el pasado.” Luego, rebautizó al lugar como Puerto Rivero, en homenaje al gaucho Antonio Rivero que en 1833 se levantó contra los ingleses y gobernó las islas por unos meses.
En ese mismo acto se tomó como rehenes a pobladores civiles de la isla y a jefes de las milicias locales “hasta tanto el gobernador inglés reconozca que estamos en territorio argentino”. Pero eso jamás ocurrió y tuvo que intervenir Rodolfo Roel, un cura católico holandés, para calmar la situación. El párroco dio una misa en el interior del avión y luego intercedió para que los pasajeros se alojaran en viviendas cercanas a la pista, mientras los integrantes del operativo esperaban afuera bajo una fuerte llovizna. Ya habían pasado 40 horas y el hambre y el frío se hacían notar. 
Al rato, se vieron rodeados por unos 30 civiles y militares belgas e ingleses que exigían la rendición. No hubo ningún disparo y 48 horas después la resistencia terminó. “No nos entregamos ni nos rendimos, ‘depusimos’ la actitud -aclara Karasiewicz-. El reclamo de soberanía se había hecho y no tuvimos el apoyo de las tropas argentinas. Entonces, ante el comandante (Fernández García), la única autoridad que reconocimos, depusimos las armas.”
Para Ricardo Ahe, esa actitud fue clave. “Al tomarnos presos el comandante, significa que por intermedio suyo el Estado nacional ejerció el poder de policía y ese es un acto pleno de soberanía. Además, esto se complementó con el accionar del Poder Judicial, que nos juzgó reconociendo su competencia y jurisdicción, lo cual reafirma la pertenencia de las islas al territorio nacional de Tierra del Fuego.”
Los 18 jóvenes peronistas, que permanecieron detenidos en la iglesia del puerto durante una semana, embarcaron rumbo a Ushuaia, junto al resto de los pasajeros, en el buque de bandera argentina Bahía Buen Suceso.
Allí estuvieron detenidos en el penal de Ushuaia nueve meses hasta que el 26 de junio de 1967, fueron condenados por privación ilegítima de la libertad, portación de arma de guerra, asociación ilícita, piratería y robo en descampado. Por no existir jurisprudencia nacional en la materia, no pudieron ser condenados por el delito de secuestro aéreo. A Dardo Cabo, Alejandro Giovenco y Juan Carlos Rodríguez les dieron tres años de prisión; para el resto, nueve meses.
La idea era reclamar la soberanía sobre el territorio y esperar que un sector del Ejército argentino aprovechara esa situación y desembarcara en las islas para recuperarlas. Pero eso nunca sucedió, sino todo lo contrario ya que el gobierno de facto de Onganía emitió un comunicado en el que expresó que “la recuperación de Malvinas debe ser resuelta por la vía diplomática y no por un acto de piratería”. Para las bases sindicales y estudiantiles, en cambio, fueron “héroes”.
Hoy, los cuatro integrantes de aquella gesta histórica que volvió a instalar en la agenda pública el olvidado reclamo sobre la soberanía de Malvinas le piden a los jóvenes no olvidar a los caídos en combate y jamás renunciar a lo que nos corresponde como argentinos. Quizás ellos no lo vean, pero están convencidos de que algún día las islas volverán a ser argentinas. Por eso volaron hacia allá hace 45 años. Y por esa misma causa lo volverían a hacer. 


Tomado de Tiempo Argentino

Reflexiones sobre la tragedia

Por Agustín Rossi *


Ante tragedias como la del miércoles en Once hay que ser muy respetuosos y medidos en las palabras. Antes que hablar mucho, hay que estar y acompañar. Qué mejor símbolo para ello que la actitud demostrada por los familiares y amigos de Lucas: la templanza que tuvieron fue un verdadero ejemplo para todos. Sabemos que nada alivia el dolor de las víctimas (fatales o no), de sus familias y amigos, ni siquiera la enorme solidaridad expresada por la inmensa mayoría del pueblo argentino. La sociedad argentina demostró –una vez más– una altísima sensibilidad ante la tragedia. Cuando pasan estas cosas, un clima de consternación y reflexión inunda a absolutamente todos los argentinos bien nacidos. Lo pudimos constatar en las calles de Buenos Aires por estas horas y en cualquier lugar del país.


Es imposible haber presenciado la tragedia de Once sin conmovernos ante tanto dolor. Que argentinos pierdan la vida en situaciones como ésta nunca es inocuo para alguien con responsabilidades públicas. La indignación ciudadana (justa y razonable, por cierto) suele llevar a posturas extremas donde suele pensarse que “todo es lo mismo”, que “nada les importa” a los que tienen mayores responsabilidades. Y eso no es así. Los que vivimos la política como vocación de servicio, los que asumimos esta actividad como una herramienta de transformación de las cosas que están mal, vivimos estas situaciones como un verdadero quiebre. No tenía rol institucional en diciembre de 2001. Desde Rosario me tocó ver lo de Cromañón. Viví desde diversos lugares tragedias viales de magnitud o muertes constantes por la inseguridad. Más allá del cargo o responsabilidad que uno circunstancialmente tenga, la pérdida de la vida de personas inocentes conmueve y obliga.


Nuestro espacio político –el denominado “kirchnerismo”– siempre fue muy sensible a este tipo de hechos. Desde la política tratamos –con aciertos y errores– de que los argentinos vivamos cada día un poco mejor. Por eso, la muerte nos golpea, como a todos, pero con un adicional. Tenemos responsabilidades públicas y las tragedias nos interpelan.


¿Se podrían haber evitado las muertes? ¿Podríamos haber hecho otra cosa? ¿Qué hacer para que no vuelvan a pasar? Tenemos que reflexionar y mucho. Pero, además de pensar, tenemos que actuar en consecuencia para que estas cosas no sucedan de nuevo aunque sepamos que quizás haya elementos técnicos o humanos que no se puedan controlar desde las políticas públicas.


Néstor Kirchner vivía situaciones como ésta con una enorme intensidad. La muerte ajena lo interrogaba, más aún si se trataba de víctimas inocentes. Su generación vivió con especial tensión el delgado hilo que separa la vida y la muerte. Néstor era parte de la “generación diezmada” por el terrorismo de Estado. Por eso hizo lo que hizo en materia de derechos humanos: actuó desde el Estado para que Nunca Más suceda algo similar.


Recuerdo el dolor de Néstor Kirchner por la muerte de Axel Blumberg, su actitud de reflexión en cada acto por el atentado contra la AMIA, su permanente recuerdo de los que dejaron la vida en Malvinas, su enorme desazón por el asesinato de Mariano Ferreyra. Kirchner transformaba el dolor de la muerte en el germen de políticas públicas que generaban vida.


Cristina es igual, con dos agregados. Primero, es mujer, con todo lo que ello implica en materia de sensibilidad ante estas situaciones. Y además, vivió la muerte de Néstor, su compañero de toda la vida. La Presidenta ama la vida, por eso sufre la muerte. Y, como decía el Che, vive el padecer ajeno como si fuera propio. Pero Cristina es una persona de Estado y debe actuar con la prudencia, la responsabilidad y la firmeza que le implica su cargo. Siempre lo hizo así y no dudo de que lo seguirá haciendo de esta manera.


Por estas horas se han despertado muchas especulaciones que poco tienen que ver con un abordaje serio de la tragedia de Once y entran en el fangoso terreno de la especulación política. Se preguntan si Cristina tendría o no que haberse pronunciado sobre el tema. Se preguntan si hay que rescindir una concesión o pasar a otro esquema de gestión de la política de transporte. Interrogan sobre la conveniencia de que tal o cual funcionario sigan en su cargo.


Todas estas preguntas parten de no tener en cuenta un elemento central: la Presidenta gobierna las 24 horas de los 365 días. No gobierna sólo cuando pronuncia un discurso. Fueron sus decisiones las que indicaron a sus funcionarios la total coordinación de tareas de rescate con el personal de la Ciudad. Fue la mismísima Presidenta quien decretó el duelo nacional y pidió la suspensión de toda actividad que pudiese sacar al pueblo argentino del necesario clima de recogimiento en memoria de las víctimas. Fue Cristina quien instruyó a sus colaboradores para resguardar todo lo que pueda servir como elemento de investigación y fue decisión suya que el Estado se presente como querellante. Fue una Presidenta presente, nadie puede ponerlo en duda.


En estos casi nueve años de gobierno desactivamos muchas bombas de tiempo instaladas por las décadas de retroceso estatal y el neoliberalismo. El manejo de la deuda externa; la recuperación estatal de la administración del sistema previsional; la estatización de Aerolíneas y la empresa de Aguas; la recuperación del rol del Estado nacional en materia educativa; desandar la legislación laboral del neoliberalismo. Todas estas decisiones pusieron fin a pesadas herencias que condicionaron por años la vida cotidiana de los argentinos. Pero somos conscientes de que tenemos que seguir trabajando para solucionar muchos problemas que todavía existen. Para eso nos eligió el pueblo argentino: para seguir gobernando y transformando, no para ser meros administradores de situaciones preexistentes.


Por eso, estamos convencidos de que será la Presidenta, junto a sus colaboradores, como lo demostró en tantas ocasiones, la que impulsará todas las acciones necesarias para que el Estado argentino aprenda de las experiencias dolorosas y vuelva a sembrar vida donde hoy sólo hay muerte y consternación. Los que con orgullo y convicción acompañamos este proyecto desde el 25 de mayo de 2003 sabemos de su sensibilidad y de su temple. Y la vamos a apoyar en la implementación de todas las decisiones que considere necesarias.


Q Ingeniero. Diputado nacional.
Presidente de Bloque FPV-PJ.

© 2000-2012 www.pagina12.com.ar|República Argentina|Todos los Derechos Reservados

SUBE O NO SUBE

Clara explicación del SUBE (Sistema  Unico de Boleto Electrónico)   


Leer con atención para no repetir por bronca o ignorancia... 
SUBE O NO SUBE: 



El subsidio estatal que reciben las empresas de colectivos por cada pasaje es de 3,55 pesos y el pasajero aporta 1,25.  Ahora bien, si la empresa informa que subieron 300 pasajeros pero en realidad subieron sólo 100, el Estado paga subsidio por 300 pasajes dado que no tiene manera de comprobar lo contrario.

 Con la tarjeta ...SUBE, el importe de cada pasaje lo recibe el estado y luego le paga a cada empresa el importe total con subsidio incluído (4.80 por pasaje).  De esta manera las empresas no pueden mentir sobre la cantidad de pasajes vendidos y el Estado deja de pagar subsidios por pasajes inexistentes.   La tarjeta SUBE busca controlar el abuso de las empresas, NO a los usuarios.   

El Estado somos todos, cuidemos lo nuestro, aunque obtener la tarjeta puede ser algo tedioso. (no te olvides del negocio extorsivo de vender monedas de las empresas de colectivos)   

ESTA MEDIDA NOS FAVORECE

Gracias Ricardo 

Su majestad, el CEO

Hacía tiempo que no entraba a Twitter, y lo primero que ví fue el twet de "el falso Magnetto" y como me causó mucha gracia, les copio tres de ellos.  
Fue una semana muy dura, nos merecemos una sonrisa.

¡Pedro!, mirá quien vino...

Para los más jóvenes seguramente está frase no les dirá nada, pero era un latiguillo que daba comienzo a un scketch, "El Contra".  Un tipo que se discutiera lo que fuera, siempre lo ibas a encontrar de la vereda de enfrente, desconociendo figuras, íconos del espectáculo o propiciando discusiones y sembrando dudas donde no existían.


Algunos de nuestros "intelectuales y periodistas" parecieran estar impregnados de ese mismo espíritu y es importante destacar, que muchos de ellos, sino todos, son conspícuos opositores a todo lo que tenga un leve roce con posiciones tomadas desde la rosada.


Parece mentira que, desde bufones twiteros, más entrenados en pegarle a una pelota con la mano que en plantear una discusión seria con alguien, escritores/ensayistas que dicen, sin que se les mueva un pelo, que estamos ante la peor de las dictaduras y no dudan de tildar de hitlerianas las medidas y accionar del gobierno nacional, otras que la van de serias filósofas y no hacen más que destilar odio visceral a todo lo que sea popular.  Ah, no nos olvidemos de los periodistas.  Aquellos que hicieron que la verdad revelada, solo pase por su pluma y que al igual que sus pares intelectuosos, aceptan con cara de perro que se lo están culeando (sepan disculpar los perros por la comparación), que la soberanía por Malvinas es un cuento de políticos populistas (británicos y argies) solo para entretener a la gilada.


Los firmantes del panfleto que titulan “Malvinas: una visión alternativa” son Beatriz Sarlo, Juan José Sebreli, Emilio de Ipola, Santiago Kovadloff, Roberto Gargarella, Marcos Novaro, Vicente Palermo, Luis Alberto Romero, Hilda Sabato, Daniel Sabsay, José Miguel Onaindia, junto con el cineasta Rafael Filippelli, el ex director del Bafici Eduardo Antín “Quintín”, los periodistas José Eliaschev (Perfil), Gustavo Noriega (revista El Amante) y Jorge Lanata (Grupo Clarín) y el ex diputado por la Coalición Cívica y ex profesor de voley Fernando Iglesias.



“Ni el más colonialista de los ingleses se atrevería a escribir un documento como éste”, al decir del senador Daniel Filmus, y se queda corto.


Anibal Fernández va un poco más allá y da en el centro de las intenciones del grupo, “brazo de palanca para que la oposición multimediática local e internacional haga presión con sus dichos y opiniones y exhiba como un triunfo las aparentes contradicciones argentinas sobre el tema”.


Calabró elevado a la enésima potencia.


Nacionalistas, las pelotas

Muchas veces, cuando uno se abstrae de los medios hegemónicos, encuentra émulos no deseados en toda la internet y se vuelve a preguntar: ¿estaré donde yo pienso que estoy o me habré equivocado de país?.

Lo cierto que el cipayismo tiene lugares en común con el antikirchnerismo y muchas veces pierden el objetivo.  Muchos de éstos medios, en otros artículos hacen alarde de un patritismo rayano en el paroxismo, (como diría Fontevecchia) y en otros, como olvidándose que El/La Presidente/a es el primer símbolo que deben defender si de patria se habla, ya que corresponde a la elección soberana del pueblo.
Caso contrario, nos volvemos autistas como militares de los 70 que creen que la patria son ellos y su grupo de pertenencia.

Resulta que estos muchachos ultranacionalistas piensan de ellos mismos en éstos términos:
"Desde su aparición en el año 2003, Tribuna de Periodistas se ha caracterizado por ejercer un periodismo honesto e independiente, sin colores partidarios ni simpatías ideológicas."
Si se lo habían creído, les cuento que era una jodita, debe estar pensando quien editorializó ese fiasco.

Les copio algunas frases de la nota ya que solo recomiendo la lectura si no tienen mejor cosa que hacer, si insisten, está aquí.

“La presidenta argentina Cristina Kirchner ha sido rápida al acusar a Gran Bretaña de Imperialista, sin embargo ha creado un imperio bastante impresionante por su cuenta”, comienza un artículo del diario británico más vendido del Reino Unido, The Telegraph.

El texto hace referencia al impresionante patrimonio que ostenta la familia Kirchner en Santa Cruz, “sólo a 300 km de las frías aguas de las islas que obsesionaron tanto a la pareja”.

“Pero la señora Kirchner también está construyendo sobre otra dinástica herencia: la fortuna que el dúo amasó mientras escalaban posiciones en la política argentina con un estilo, una crueldad y una ambición que hizo que se los llegara a comparar un Juan y una Eva Perón modernos.”

“Una prueba de la riqueza de la Sra. Kirchner es clara. Ella es famosamente apasionada por su apariencia y su ropa, y ha desplegado su glamour y su look como parte de su arsenal político, como hizo Evita. Apodada ‘la reina del bótox’ por los críticos que creen que su apariencia le debe tanto a la ciencia como a los genes, ha utilizado la riqueza familiar para financiar sus compras de ropa en todo el mundo”, remata The Telegraph.

“Su extravagancia raramente levantó cejas por alrededor de una década de auge, pero con el crecimiento económico ahora bajando y la inflación en un más del 20%, su administración ha sido forzado a recortar los subsidios estatales que generosamente habían sido entregados a la clase obrera a cambio de su apoyo.

Y la señora Kirchner se encontraba en ‘modo de Evita’ completa la semana pasada, cuando pronunció un conmovedor discurso a los veteranos de la guerra de 1982 contra un telón de fondo de mapa de las islas adornadas con los colores argentinos de azul y blanco. Más tarde salió a un balcón del palacio para saludar y bombear el puño de rugidos de la multitud que ondeaba banderas.

Autodeterminación, las pelotas

En el día de ayer, Hugo Presman, escribe un artículo: "Opinólogos a la banquina", que les recomiendo, como así también he rescatado este verso de uno de los comentaristas, Pepe Berenjena,  que me pareció gracioso: Caparrós, Walger, Romero;/en La Nación y el Clarín./ Cada uno en su pasquín/esgrimiendo su sanata./Da el trio la Serenata/del magnéttico caudillo,/repitiendo el estribillo/de la patria liberal./La biblia del amoral/han aprendido al dedillo.



Lo que también resulta gracioso cuando no triste, es el papel de éstos intelectuales en proponer una postura alternativa a la negociación que lleva adelante el gobierno nacional por Malvinas. ¿En qué consiste? En aceptar la autodeterminación de los isleños. 


¿No es original la propuesta?


De no ser por ese afán endocolonialista que brota por los poros de estos ilustres intelectuales de hoy -como de los de una larga trayectoria de ancestros-, valdría la pena realizar un examen de sentido común, tan extraviado en esta clase de gente que se perdió entre autores clásicos y contemporáneos...


Cuando el derecho se ve condicionado por evidentes situaciones de coerción no hay autodeterminación posible. Y lo deberían saber muy bien, aunque pongan de manifiesto una vez más que para ellos el principio de autoridad de la palabra no se desprende de la razón sino de quien la enuncia y en este caso, hagan alarde de que nadie está más autorizado para decir lo correcto que un político inglés. 


Estos intelectuales, algunos de ellos incluso presumidos de ser lumbreras del derecho ¿Se atreverían a decir que no existe legitimidad alguna en cada caso de restitución de hijos de desaparecidos a sus familias biológicas porque el procedimiento no comenzó por respetar la autodeterminación de los chicos apropiados que en la mayoría de los casos se negaban a dudar que sus verdaderos padres no fueran los que ellos conocían?


El plano de comparación bien podría establecerse, dado que en ambas situaciones un acción de facto interrumpió las posibilidades de actuar y discernir libremente.


El hijo de un torturador como el Kelper son víctimas de un sistema que precisamente les arrebató su capacidad de autodeterminación, y no por culpa de un gobierno populista como creen éstos prohombres del liberalismo argentino.  


Gracias Gustavo

Sintonía Fina, las pelotas

video

La frase suena exacta, casi precisa.  Es una metáfora tan redondita que solo un energúmeno no podría entenderlo.  

En eso fueron los replanteos de subsidios distribuidos democráticamente entre quienes los necesitaban y quienes no.  Esto es más o menos igual al reclamo gremial de salario familiar para todos los trabajadores. 

Quienes tienen ingresos de 8000 o más pesos al igual que los que cobran el mínimo, tienen los mismos derechos, pero no las mismas necesidades.  Entender esto es la primer premisa a vencer, si no nos queremos convertir en caceroleros de ocasión según un relato clasemediero oportunista y lastimero que proponen nuestros adversarios políticos por derecha e izquierda.  

Entonces, volviendo al motivo de mi posteo, cuán fina es la sintonía si en el mismo momento que firmo mi rechazo a los subsidios de gas, luz y agua, mis compañeros del Congreso, se aumentan la dieta en un ciento por ciento.  Discúlpenme ustedes compañeros, pero mi nombre es Daniel Aranda, no Chiquito Reyes, y no soy ningún gil de goma.

Un simple mortal cuando habla de dieta, en la gran mayoría de los casos habla de adelgazar, de privaciones, de sacrificio, ¿porque cuando los legisladores hablan de dieta uno siente todo lo contrario?.

Vía mail discutía hace unas semanas con unos compañerazos al respecto y les respondía a una justificación del tema (disculen que me cite a mi mismo): "...Yo hace tres días que no duermo, doy vueltas en la cama mientras me sumerjo en un afiebrado sueño de que Cristina VETE semejante dislate.  Yo soy empleado público por decreto de la Presidenta y eso no me da derecho a nada más que trabajar para el proyecto y lo hago con orgullo.  Disculpame pero en este razonamiento no te sigo.  Todas las mañanas me debato y me retuerzo por no escribir una sola línea al respecto por respeto a Ella, pero tengo un rosario de puteadas, a las que soy adicto, sujetas con siete llaves para que no se escape ninguna.  Que se le va a hacer..."

Bueno, se ve que alguna se me escapó, pero mantengo la ilusión del VETO y la correspondencia a la confianza depositada en las urnas a todos los legisladores.

Además, Mi Presidenta me hace notar día a día que soy un militante igual que ella, porque tengo la sensación de que no lo soy así con los legisladores, que paso a ser un kelper.

Tal vez deberían escuchar al poeta que supo decir:

Dicen que me arrastrarán por sobre rocas
cuando la Revolución se venga abajo,
que machacarán mis manos y mi boca,
que me arrancarán los ojos y el badajo.
Será que la necedad parió conmigo,
la necedad de lo que hoy resulta necio:
la necedad de asumir al enemigo,
la necedad de vivir sin tener precio.

¿Donde está la trampa?

Lamentablemente, debo reconocer que tomo al pié de la letra ese graffitti que decía: "Nos están meando y Clarín dice que llueve", ya que no vamos a extendernos, pero no es secreto para nadie que "el gran diario argentino, no da puntada sin hilo y me costó y no lo encontré, ver por donde venía el palo.

Si tienen oportunidad de entrar a ver la versión on line no dejen de leer los comentarios de los lectores, por favor (http://www.clarin.com/politica/Cristina-camino-Rio-Gallegos-paseando_0_647935420.html)

Cristina caminó por Río Gallegos paseando al perro de su hija Florencia

La acompañó la custodia oficial y su nuevo secretario privado. Para la caminata que duró una hora eligió vestir un tapado de cuero y zapatillas. Pero ni el sombrero negro ni los anteojos de sol, lograron que pase desapercibida
Sorpresa. Poco antes de las 11 de la mañana, los vecinos del Barrio Jardín de Río Gallegos vieron caminar, por la ancha vereda de la costanera local, a la presidenta Cristina Fernández vestida con tapado negro de cuero, pantalón, sombrero y anteojos negros, llevando al pequeño perro de Florencia Kirchner con una correa. La información la difundió hoy el site de noticias santacruceño, Opi Santa Cruz en su portal.

La presidenta inició la caminata desde su casa del Barrio Jardín y caminó varias cuadras bajo un clima agradable aunque algo nublado. Según informó la prensa santacruceña, la última vez que se la vio distendida caminando por Río Gallegos, fue el 22 de octubre de 2010 junto a Néstor Kirchner. Cinco días después, el ex presidente falleció en El Calafate.

Durante la hora que duró la caminata, la acompañó su flamante secretario privado, Martín Federico Aguirres, con quien charló a lo largo de todo el trayecto. Algunos pasos más atrás, también estaba el Secretario Adjunto de la presidenta, Pablo Barreiro y a mayor distancia, la escoltó su custodia oficial. Para mayor cuidado, sobre la calle la seguía lentamente una Toyota SW4 polarizada perteneciente a la seguridad presidencial.

Cristina caminó hasta la calle Magallanes, allí retomó por calle Pelegrini y llegó a su domicilio en calle Mascarello, cuando eran las 12:00 del mediodía. Se la vio distendida, animada y sonriente con todos aquellos que se acercaron a saludarla.

Adhesión a ley (vetada, ya sabemos por quien)

Más allá de la compulsión onanista del jefe de gobierno porteño de vetar sin mirar a quien y solo atender los temas que signifiquen caja para él o sus amigos, entre las más de 100 leyes vetadas, hay una en la que a través  de amigos me ha llegado esta convocatoria que creo que merece ser difundida.  Aquí la misisva original y el manifiesto con las firmas de algunos artistas famosos.

Amig@s:
        Queremos que salga la ley 4021, que se aprobó en la Legislatura porteña pero después fue vetada por Macri. Esperamos llegar a más de 5.000 adhesiones. Ojalá contemos con la de cada uno de ustedes. Y además, les pedimos difundir esto entre sus amigos y conocidos.
        Por favor, enviar las adhesiones a kreiman30@yahoo.com.ar
        Gracias por el apoyo
        
        Muchos músicos le han dado  nombre a la Ley 4021: “Chango Farías Gomez” El Chango ha sido el motor espiritual de la misma, y ojalá desde donde esté, nos dé fuerza y suerte para que  ésta Ley se aplique en nuestra Ciudad. 

        Silvia Kreiman


La Ley  4021  es un reconocimiento a nuestros artistas, pilares de nuestra cultura, y de  nuestra memoria colectiva Nos representan en el mundo, desde nuestra propia identidad, haciéndonos fuertes en el intercambio cultural con las otras naciones Los  recuerdos  y las huellas de sus   sus obras, están grabados en nuestra memoria colectiva.

El  lunes 9 de Enero del 2012 El Jefe de Gobierno de la Ciudad, mediante el decreto 727/11 publicado en el boletín oficial vetó esta ley , denominada  Regimen de Reconocimiento a la Actividad Musical.

La misma establece  una remuneración mensual a músicos que, en edad avanzada o con dificultades salud, no tienen ningún ingreso que les garantice una vida digna. Músicos  que trabajaron intensamente, 40, 50, y 60 años, o más, en condiciones menos cómodas que las actuales,  haciendo punta en la puesta en marcha de encuentros de música, festivales etc., que hoy ya constituyen  eventos ineludibles  en la Agenda Cultural Argentina En la época en la que ellos ya trabajaban, recorriendo nuestro país, no estaba consolidado el sistema   de aportes previsionales. Además, los modos diversos y particulares del trabajo de nuestros músicos, ameritan   responsabilidad desde el  Estado
Respecto de la partida asignada para cumplir con la Ley “no superará  el 0,0147% del presupuesto, y   se determina en” veinte (20) la cantidad máxima de beneficiarios a incorporar  por ejercicio fiscal.”
Estos montos, nos relevan de todo comentario ya que  no  comprometen ni inciden en el desarrollo de las acciones y programas de gobierno.

SÍ , en cambio,  se resuelve  una deuda social que implica   valores como la solidaridad, el respeto, la gratitud, y la equidad. social  para los  músicos que habitan nuestra Ciudad. 

Además, en la ciudad de Buenos Aires ya existe una Ley similar para los escritores, que está vigente.
Por todo esto, el acceso de los músicos  a esta retribución, para que puedan vivir dignamente, es respetar sus derechos. Como sociedad,  es asumir una posición  ética la protección  de los  artistas, que son nuestro patrimonio cultural. 

Vaya  en esta  lucha que emprendemos,  un homenaje a todos nuestros músicos. Se hará justicia   si logramos nuestro objetivo.  Y  entonces, ellos  festejarán con música. Y si nuestros queridos artistas festejan, todos festejamos.

Hoy elevamos nuestras voces, en nombre de nuestros   músicos. Rechazamos el Veto del Jefe de Gobierno a la Ley 4021

LOS ABAJO ADHERENTES SOLICITAMOS EN FORMA URGENTE A NUESTROS LEGISLADORES QUE GESTIONEN LOS MECANISMOS PARLAMENTARIOS CORRESPONDIENTES, PARA APOYAR NUESTRO RECLAMO.

Vitillo Abalos
León Gieco
Suna Rocha
Claudia Puyó
Marian Farías Gómez 4.973.264
Teresa Parodi 
Antonio Rodríguez Villar DNI 5.601.170 Presidente Academia Nacional del Folklore
Oscar Rovito - DNI 4.363.581
Liliana Herrero
Mavi Díaz
Rita Cortese
Raúl Carnota
Silvia Iriondo  11.889.019
Mono Hurtado        4.010.569
Luis Borda
Los Super Ratones
Pablo Puntoriero  18.272.475
Diego Frenkel  DNI 17801150
Micaela  Farías Gómez  -DNI 31533312
Rodolfo García  - DNI 4.545.381
Peteco Carabajal 12.623.338
Liliana Herrero
Leo Carabajal
Homero Carabajal 35.844.933
Enrique Masllorens
Donna Caroll
Oscar Lopez Ruiz
Demi Carabajal 22.782.176
Lidia Borda
Martina Ulrich Carpena 28.365.969
Daniel Patanchon 22.618.620
Maya Vazquez () 26.116.161
Roby Pesino
Isabel de Sebastián 14222819
Rinaldo Raffanelli   DNI 7.671.431
Machi Rufino
Claudio Kleiman
Néstor Schiavonne
Alejandro C. Tarruella periodista y escritor- DNI 5407020
Silvia Kreiman –DNI 10584332
Juan Benítez -  DNI 11386132
Marcela Claudia Abruzzese –DNI 12835289
Analia Zalazar DNI 20096043
Karen Mlakar DNI 30.448.789
Noelia Fernández DNI: 25.393.090
Juan Ignacio Vázquez (Banda: Somos Jardín) DNI 32.091.413
Javier Pasaragua (bajista del grupo Del Ayer) DNI23804733
Matías Álvarez
Ruben (Roy) Quiroga DNI11097433
Daniel Zorrilla D.N.I.:10.306.849.-
Fundación Música Esperanza

y siguen cientos de firmas

Solo faltas tú


Garzón ha sido condenado por prevaricación en el caso de una trama de estafadores ligados a los políticos del Partido Popular porque puso escuchas a sus conversaciones con los abogados. Ahora toca lo de las víctimas del franquismo. 

!Impresionante¡ Casi 70.000 firmas en tan solo 36 horas. Reenvía ahora este mensaje a todos tus conocidos, y ayuda a enviar 100.000 voces al Tribunal Supremo mientras prepara el veredicto final. Queridos amigos y amigas,

El Tribunal Supremo podría condenar en los próximos días al Juez Garzón por investigar la desaparición de más de 110.00 personas durante la Guerra Civil y después. La Fiscalía y juristas internacionales apoyan las actuaciones del juez, pero la presión para que se le condene es enorme. Solo si nos movilizamos ahora, podremos lograr que la justicia prevalezca sobre la impunidad y el olvido. Firma y corre la voz:
¡Firma la petición!
Parece increíble, pero España ocupa el segundo lugar del mundo en número de fosas clandestinas, solo detrás de Camboya. Lo más chocante es que, en pocos días, el Tribunal Supremo podría asestar un mazazo terrible a las aspiraciones de justicia de los familiares de más de 110.000 de personas que aún permanecen enterradas por todo el país. Y es que el único intento judicial de investigar dichas espeluznantes desapariciones ha llevado al Juez Garzón al banquillo, acusado de incumplir la Ley de Amnistía de 1977. La Fiscalía y destacados juristas a nivel mundial secundan las acciones de Garzón en este caso, y el derecho internacional establece que crímenes de tal gravedad no pueden ser objeto de amnistía. Pero el Supremo está bajo una enorme presión y podría condenar al juez, enviando un mensaje intimidatorio a los que luchan contra la impunidad y buscan proteger la dignidad de las víctimas y de sus familias. Las críticas internacionales siguen creciendo, y nuestras autoridades son conscientes de que la independencia y reputación de nuestra judicatura está en entredicho. Enviémosles un mensaje ensordecedor pidiéndoles que apliquen los principios de derecho internacional, absuelvan al Juez Garzón, y garanticen un tratamiento justo y humano a los familiares de todos los que siguen abandonados en fosas comunes. Quedan pocos días para el final del juicio - haz clic aquí para firmar la urgente petición que será entregada al Tribunal Supremo: http://www.avaaz.org/es/spain_truth_on_trial/?vl Desde los años 90, jueces españoles han jugado un papel clave en la lucha global contra la impunidad, investigando abusos de derechos humanos en Ruanda, Chile, Guantánamo, entre otros lugares. En1998, el tenaz uso del Derecho Internacional por parte del juez Garzón permitió el arresto del General Pinochet por la tortura y asesinato de miles de ciudadanos chilenos y extranjeros. Pero la marea está cambiando, y Garzón se enfrenta ahora a una posible condena penal por utilizar en España esos mismos principios que aplicó internacionalmente, al autorizar la investigación de la tortura, asesinato y desaparición de más de 114.266 personas entre 1936 y 1951. Iniciado por grupos de ultra derecha, el procedimiento judicial ha incurrido en importantes irregularidades procesales, e incluso, el Tribunal le ha negado a la defensa la posibilidad de aportar importantes pruebas testificales de expertos en derecho internacional. Muchos temen que este y otros juicios que pesan sobre Garzón son parte de un intento de deshacerse de un incómodo juez, que se ha labrado una reputación por perseguir a mafias traficantes de drogas, altos cargos políticos corruptos, dictadores y terroristas. Pero en juego está mucho más que la carrera de Garzón. España ocupa el segundo puesto mundial en número de fosas comunes, y nunca seremos capaces de cicatrizar las últimas heridas de la Guerra Civil y la dictadura, si no tenemos el coraje de enfrentarnos a nuestro pasado y dar respuesta a las legítimas demandas de las familias de las víctimas, incluyendo la exhumación de sus seres queridos. El Tribunal Supremo se enfrenta ahora a una decisión que pasará a la historia: respetar el principio de legalidad, que abarca también al Derecho Internacional vigente, o permitir que la ideología y la impunidad prevalezcan por encima de la justicia. Más allá de nuestras opiniones personales sobre la figura del Juez Garzón, alcemos nuestras voces pidiendo que nuestras autoridades judiciales y políticas respondan a este llamamiento a favor de la verdad, la justicia y la reconciliación. Firma la petición aquí y corre la voz. http://www.avaaz.org/es/spain_truth_on_trial/?vl Durante el siglo XX, el movimiento de los derechos humanos ha logrado profundos cambios sociales, impulsados a menudo por las acciones valientes de jueces y juristas quienes le han plantado cara a poderosos intereses y redes criminales. Los procesos de justicia y reconciliación seguidos en Alemania, Chile, Ruanda, Argentina, entre otros, dan testimonio del poder de este movimiento. Movilicémonos ahora en apoyo de los que siguen luchando en España contra el olvido y la impunidad.

Vergüenza propia

Los españoles, algunos por supuesto, sienten que se están cayendo de la historia o por lo menos, que están entrando por la puerta equivocada.  Este afiche circula entre los blogueros de la madre patria y nuestro amigo Gustavo, nos lo hizo llegar pa' que difundamos.  Ole!!

Cameron: ¿Ansioso?.

Es sabido que el bloque de la Unasur, como el Mercosur, del Alba, se comportan como lo que son un bloque.  Pero todos sabemos que en el cono sur del continente, tenemos un hermano que no siempre se comportó como lo que era, de los nuestros y otrora fué servil emisario, correveidile, alcahuete, cómplice o como quieran llamarlo, de sus magestades británicas.

Para desgracia de Inglaterra, en chile no se habla más de las Falklands, sino de la islas Malvinas, tal la denomimación que le dieron sus legítimos dueños, la República Argentina, y el presidente no es más el general asesino Pinochet, sino el civil Sebastián Pineda, muy a pesar de algunos voceros del desasosiego, del lamido de culos ajenos (cuanto más al norte mejor), de algunos medios que van alternando como si fueran sinónimos con igual carga emotiva y política, siendo concientes de que no es así.

Uno quiere creer que muchos de los que hablan lo hacen por rencor a las autoridades elegidas por tercera vez consecutiva, mezquindades insólitas si tratamos estos temas de agenda nacional, pero hay gente miope que no ve más allá de sus narices.  Uno quiere creer.

En cuanto a los británicos habitantes de las islas, les decimos que se queden tranquilos, que no necesitamos extenderles un DNI para saber que el suelo que habitan no les pertenece y es propiedad argentina, que es lo que se discute y no otra cosa.

Sylvina, dejanos en paz

Conste que en esta caricatura sale favorecida
"Por favor, dejemos en paz a esos isleños que tienen muchas más posibilidades que nosotros de llegar a ser un país en serio."

Con esta inspirada frase, termina su nota la señora Sylvina Walger, quien otrora fue liberal progresista (casi como Lanata) y hoy muestra un cipayismo a flor de piel como quien sufre de un eccema, entre tapado y aireado.

Quiero decirles que también titula así la nota de La Nación y alardea de poseer el informe Rattenbach desde 1985.

Lo peor de todo, es que me la imagino escribiendo o peor, leyendo lo que escribe, con esa cara de oler mierda constante y esa expresión de que la amenazan a ponérsela constantemente y nunca cumplen con la amenaza, lo que la lleva a una profunda desilusión que se le nota en la cara antes mencionada.

Recordemos que esta escritora, es la misma que aseguró que Néstor le pegaba a Cristina en su biografía sobre Nuestra Presidenta y además suele engalanar la mesa de Mariano Grondona con sus oportunos comentarios.  ¿Será ahí donde habrá adquirido tanto amor a los ingleses?

Lo cierto es que su discurso se hace insostenible desde lo intelectual, (ofende a la inteligencia) y desde lo visual (ofende al buen gusto).  Por favor Sylvina, hacenos el favor y dejanos en paz.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails